Desde que comenzó la crisis del euro, Alemania se ha establecido como potencia dominante de Europa. En el curso de los últimos años, en los medios europeos se ha comparado a la canciller alemana Angela Merkel con Bismark e incluso con Hitler. Y sin embargo, pocos pueden negar que la Alemania actual es muy distinta del estereotipo que nos ofrece la historia de los siglos XIX y XX.

Tras casi setenta años de lucha contra su pasado nazi los alemanes creen que ellos han aprendido la lección mejor que nadie, y a lo que aspira Alemania, por encima de todo, es a preservar la paz. Alemania es una combinación única de asertividad económica y abstinencia militar. Así que: ¿qué supone tener una “Europa alemana” en el siglo XXI?

En La paradoja del poder alemán Hans Kundnani explica cómo llegó Alemania al lugar que ocupa hoy, y adónde podría llegar en el futuro. Explora la identidad nacional alemana y su política exterior a través de una serie de tensiones que tienen lugar en el pensamiento y en la actuación de Alemania: entre la continuidad y el cambio, entre la “normalidad” y la “anormalidad”, entre la economía y la política, y entre Europa y el mundo.




Descargar Fragmento