La cultura rusa bajo el comunismo


Es difícil comprender la historia del siglo xx sin la obra ensayística de Isaiah Berlin, indudablemente uno de los pensadores más influyentes y de mayor agudeza intelectual que ha dado Europa. Haciendo valer su máxima de que “todo tema interesante es un dilema”, supo percibir la complejidad de la realidad desde un espíritu abierto y la tolerancia.

Jamás antes recopilados, los ensayos de Berlin sobre la URSS -algunos inéditos- recogen su famoso memorándum para la Oficina de Asuntos Exteriores de 1945 en torno a la situación del arte y las letras bajo Stalin, y una disquisición sobre “la dialéctica artificial¯ de Stalin; sus retratos de àsip Mandelshtam y Borís Pasternak, así como su relación con Anna Ajmátova; el análisis de la cultura en la Rusia soviética escrito tras la visita que realizó en 1956; y, a modo de brillante colofón, un epílogo estimulado por los acontecimientos de 1989, “el año de los milagros”, cuando el Muro cayó (literalmente y en sentido figurado), y en el que Berlin, al tiempo que aclama a los rusos por su papel en la revolución que vive Europa :”son un gran pueblo, con una capacidad creativa inmensa, y una vez sean libres, nadie sabe qué aportarán al mundo”.