Un documento histórico único y una obra de gran valor literario.

“Mis vigilantes sólo podían seguir mis movimientos físicos. En sus informes, yo aparecía como un insecto. ¿Cómo me distinguía a mí mismo de aquellos a los que despreciaba por escribir mentiras? Sólo por una cosa: la vergenza que sentía.”                                                                           Vesko Branev