Actualidad

  • El Tercer Reich y los judíos (1933-1939)

    Con la monumental El Tercer Reich y los judíos, Saul Friedländer culmina toda una vida de estudio sobre el Holocausto. Publicada en dos volúmenes independientes: Los años de la persecución (1933-1939) y Los años del exterminio (1939-1945), en ella Friedländer lleva a cabo un pormenorizado análisis de la ideología, la sociedad y la política del Tercer Reich, que sirve como marco de los impresionantes testimonios dejados por las víctimas de la sinrazón nazi, a las que el historiador cede su pluma.

    Si Los años de la persecución narra la puesta en marcha de lo que desembocará en la «solución final», en Los años del exterminio Friedländer desgrana el implacable avance de la maquinaria nazi, impulsado por la evolución de la guerra, y disecciona el papel de cuantos tuvieron relevancia en el curso del Holocausto, desde las instituciones a los gobiernos aliados o satélites, la jerarquía eclesiástica y buena parte de la población no judía. Los testimonios, las cartas, los diarios revelan cómo las víctimas, atenazadas entre el horror, la desesperanza y la incertidumbre, vivieron con impotencia el exterminio al que era sometido su pueblo.

    «Una obra maestra de la historiografía que posee la fuerza y la calidad de una obra de arte.»
    Frankfurter Allgemeine

  • El Tercer Reich y los judíos (1939-1945)

    Con la monumental El Tercer Reich y los judíos, Saul Friedländer culmina toda una vida de estudio sobre el Holocausto. Publicada en dos volúmenes independientes: Los años de la persecución (1933-1939) y Los años del exterminio (1939-1945), en ella Friedländer lleva a cabo un pormenorizado análisis de la ideología, la sociedad y la política del Tercer Reich, que sirve como marco de los impresionantes testimonios dejados por las víctimas de la sinrazón nazi, a las que el historiador cede su pluma.

    Si Los años de la persecución narra la puesta en marcha de lo que desembocará en la «solución final», en Los años del exterminio Friedländer desgrana el implacable avance de la maquinaria nazi, impulsado por la evolución de la guerra, y disecciona el papel de cuantos tuvieron relevancia en el curso del Holocausto, desde las instituciones a los gobiernos aliados o satélites, la jerarquía eclesiástica y buena parte de la población no judía. Los testimonios, las cartas, los diarios revelan cómo las víctimas, atenazadas entre el horror, la desesperanza y la incertidumbre, vivieron con impotencia el exterminio al que era sometido su pueblo.

    «Una obra maestra de la historiografía que posee la fuerza y la calidad de una obra de arte.»
    Frankfurter Allgemeine

  • Friedländer, Saul

    Saul Friedländer nació en Praga en 1932. Su familia, de religión judía, se vio obligada a emigrar a Francia tras la ocupación de la capital checa. Allí, en el pueblo de Montfalcon, cercano a Vichy, estuvo oculto de las tropas nazis hasta el fin de la guerra; sus padres, sin embargo, fueron detenidos cuando intentaban llegar a Suiza y deportados a Auschwitz, donde murieron. Al terminar la guerra, conmocionado por el Holocausto, abrazó el judaísmo y emigró a Israel. Estudió en la Facultad de Derecho y Económicas de la Universidad de Tel Aviv y se licenció en el Instituto de Estudios Políticos de París. En Ginebra, ciudad en la que se doctoró en 1963, comenzó su carrera académica en el Instituto de Estudios Internacionales, donde fue profesor titular desde 1967 hasta 1987.

    En 1976 obtuvo la cátedra de Historia Moderna Europea de la Universidad de Tel Aviv y, en 1987, una plaza como profesor de Historia en UCLA.

    Saul Friedländer ha merecido diversos galardones por su trabajo como historiador, entre los cuales destacan el Israel Prize, otorgado en 1983, el Yad Vashem Jacob Buchmann Award y el National Jewish Book Award, ambos en 1997, el Hermanos Scholl (1998) o el Premio de la Feria del Libro de Leipzig (2007). En 2007 fue distinguido con el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes, precisamente por su trabajo de investigación sobre la persecución y el exterminio de los judíos bajo el nazismo. La obra de Friedländer se ha caracterizado por su precisión documental, por el detalle con que describe la concepción, preparación y consumación del Holocausto, su estilo cuidado y sus rigurosos análisis de los autores, las víctimas y la sociedad circundante. En 1997 aparecía Los años de la persecución (1933-1939), el primer volumen de su monumental El Tercer Reich y los judíos, considerada por muchos como la obra definitiva sobre la Shoah. Una década después publicaba el volumen segundo: Los años del exterminio (1939-1945), que en 2008 fue distinguido con el Premio Pulitzer.

  • Klemperer, Victor

    Victor Klemperer, noveno y último hijo del rabino Wilhelm Klemperer, nace en 1881 en Landsberg an der Warthe (hoy Polonia) y se traslada a Berlín en 1891. Terminado el bachillerato, etapa que ha interrumpido durante tres años para trabajar como aprendiz de comercio, estudia filología románica y germánica entre 1902 y 1905. De nuevo interrumpelos estudios, se casa con la pianista Eva Schlemmer y vive precariamente de sus ingresos como periodista. En 1912, después de convertirse al protestantismo, se traslada a Múnich, donde reanuda la carrera y se doctora en filología germánica en 1913. Pero el encuentro con el romanista Karl Vossler orienta definitivamente sus estudios hacia la filología románica, y en 1914 presenta en Múnich la tesis de habilitación.
    Durante la Primera Guerra Mundial se alista como voluntario, lucha en el frente durante varios meses y trabaja después en la administración militar alemana. Desde 1920 es catedrático de filología románica en la Escuela Superior Técnica de Dresde, de donde es expulsado en 1935 a causa de su origen judío. Al no poder tampoco continuar con el trabajo de investigación, por
    no tener acceso a las bibliotecas, comienza a escribir su Curriculum vitae, que se publica póstumamente en 1989. Victor Klemperer es obligado a vivir en «casas para judíos» y forzado a trabajar como obrero de fábrica. La escritura de diarios, práctica que no ha abandonado desde su juventud, se intensifica al punto de ser asumida como un imperativo moral. Después de la guerra Victor Klemperer se reincorpora a la cátedra de Dresde. En 1945 ingresa en el Partido Comunista Alemán. Dos años más tarde publica Lingua tertii imperii, considerado hoy todavía el mejor estudio sobre la lengua del Tercer Reich. Entre 1947 y 1960 ejerce la docencia en las universidades de Greifswald, Halle y Berlín, y en 1950, es diputado competente en asuntos culturales de la Volkskammer, el Parlamento de la RDA. En 1952, un año después de morir Eva Schlemmer, contrae matrimonio con la germanista Hadwig Kirchner. Ese mismo año recibe el Premio Nacional de Arte y Literatura. Fallece el 11 de febrero de 1960.

  • La guerra alemana

    La Segunda Guerra Mundial fue, más que ninguna otra, una guerra alemana. Tras haber iniciado el conflicto, el régimen nazi lo convirtió en la guerra más horrible de la historia europea, recurriendo a métodos genocidas mucho antes de la construcción de las primeras cámaras de gas. Durante su transcurso, el Tercer Reich expandió y agotó todas sus reservas morales y físicas, conduciendo al país a la derrota total en 1945. Pero más de setenta años después –y a pesar de que existen bibliotecas enteras sobre los orígenes de la guerra, su desarrollo y sus atrocidades–, todavía no sabemos cuál era el motivo por el que los alemanes corrientes creían estar luchando y cómo experimentaron y apoyaron esa
    guerra hasta su amargo final.

    Cuando comenzó en septiembre de 1939, la guerra era profundamente impopular en Alemania. Pero sin la activa participación y el compromiso del pueblo alemán no habría podido prolongarse durante casi seis años. ¿Cuál era entonces la guerra por la que los alemanes creían estar luchando? ¿Cómo alteró el curso cambiante de la contienda –las victorias de la Blitzkrieg, las primeras derrotas en el Este, el bombardeo de las ciudades alemanas– su visión del conflicto y sus expectativas? ¿Y cuándo empezaron los alemanes a darse cuenta de que estaban haciendo una guerra genocida?

    Apoyándose en innumerables testimonios de primera mano, incluyendo diarios privados, registros de tribunales y correspondencia militar, el aplaudido historiador Nicholas Stargardt explora los sentimientos del pueblo alemán respecto a la Segunda Guerra Mundial. Contada desde la perspectiva de quienes la vivieron –soldados, profesores y amas de casa; nazis, cristianos y judíos–, su magistral narrativa histórica ilumina de manera novedosa y perturbadora las convicciones, esperanzas y temores de las gentes que iniciaron, continuaron y llevaron hasta el final una brutal guerra de conquista y genocidio.

  • Las trampas de la historia

    Sonámbulos de Christopher Clark se ha convertido en uno de los libros de historia más influyentes de este siglo: un replanteamiento radical de los orígenes de la Primera Guerra Mundial que ha tenido un gran impacto en cómo vemos el pasado y el presente.

    Para los muchos lectores que disfrutaron de la capacidad narrativa, el estilo y la originalidad de la escritura de Clark, Las trampas de la historia será un pozo de sorpresas. Al reunir muchos de los principales ensayos del autor, plantea una serie de preguntas sobre cómo pensamos acerca del pasado, y cuáles son el valor y las trampas de la historia como disciplina.

    El libro incluye una serie de escritos sobre temas alemanes: desde estudios sobre el káiser Guillermo II y el estadista Otto von Bismarck hasta la dolorosa historia del general Blaskowitz, un militar prusiano que se acomodó a los horrores del Tercer Reich. Hay un ensayo fascinante sobre los intentos de convertir a los judíos al cristianismo, además de análisis varios, desde el Brexit y la presidencia de Donald Trump hasta el sentido de las batallas. Quizás la pieza más importante del libro es “El sueño de Nabucodonosor”, una reflexión sobre la naturaleza del poder político a lo largo de los tiempos que se convertirá en una lectura esencial para todo aquel que esté interesado en el significado de la historia.